19 de junio de 2016

Asseconia, la génesis urbana de Compostela. Estudio arqueográfico.


RESUMEN
La ciudad de Santiago de Compostela tiene sus orígenes en su fundación romana en el siglo I como enclave fuerte, su nombre de origen celta la delata: Assegonion o Asseconia (*Ad-sego- 'La muy fuerte'). Las excavaciones arqueológicas que han tenido lugar en la Catedral de Compostela y su entorno, presentan un núcleo de población inicial definido como una "mansio viaria" en la vía romana XIX. La investigación presentada, en forma de sinopsis, establece con una metodología denominada “ARQUEOGRAFIA URBANA”, y desde la base del método deductivo aplicado a la geometría, una hipótesis sobre la forma y orientación del enclave romano, su dimensión sobre el territorio, la configuración de sus calles, y de su muralla sobre la cartografía histórica de la ciudad de Compostela.


https://sociedadeantropoloxicagalega.wordpress.com/



ALCANCE DEL ESTUDIO
Como resultados más destacados de la aplicación de la metodología de la “Arqueografía Urbana” en el caso concreto del enclave de Compostela se presentan los siguientes:
-Existió un proyecto para el enclave. La hipótesis gráfica permite interpretar, entre otras cuestiones, el por qué de la forma de la ciudad y sus límites.

-Determinada la hipótesis de la forma del enclave y de su escala sobre el territorio se procedió al estudio arqueográfico de áreas individualizadas. A través de este proceso se analizaron tejidos en los que fosilizaron evidencias urbanas y arquitectónicas. Este análisis en áreas acotadas permitió comprobar diferentes estructuras que se relacionan con la trama urbana antigua y con la posterior de origen medieval. (Monte del Viso, Plaza de la Quintana, Torre del Tesoro, Rúa do Vilar etc.)

-Por último el estudio resuelve el trazado geométrico que soportó el proyecto de la muralla realizada en la urbe bajo imperial entre los siglos III-IV d.C., descifrando su implantación sobre la ciudad antigua.
PLANO ARQUEOGRÁFICO DE ASSECONIA SOBRE COMPOSTELA


© Carlos Sánchez-Montaña. 2016

25 de agosto de 2014

ARQUEOGRAFIA URBANA

PRESENTACION
Investigación en curso que propone establecer las bases de una metodología denominada
“ARQUEOGRAFIA URBANA”, que desde la base deL territorio, la historia antigua y el análisis gráfico sirva de manera general para abordar con garantías científicas la búsqueda de la forma del proyecto de la ciudad antigua.

Este procedimiento tiene como fin la búsqueda de algo intangible para cualquier excavación o documento cartográfico. La arqueografía urbana se propone descifrar las reglas que formularon el proyecto que en su tiempo determinaron la forma de la ciudad.
Una vez enunciado el proyecto original podremos explicar los diferentes procesos que determinaron la cambiante realidad de la forma urbana.

METODOLOGIA
Utilización de cartografías antiguas y actuales, manuales sobre arquitectura, urbanismo y geometría, fuentes históricas generales y de la ciudad, informes de las excavaciones arqueológicas realizadas, fotografías aéreas e históricas, y todo documento que permita completar un “tablero arqueográfico” de trabajo.


CUADRICULA DEL OPPIDUM DE OVETO
8x8 módulos de 108 codos de lado
Lado total: 864x864 codos - (aprx:383x383 m.)

La forma urbana de las ciudades históricas es el resultado de la superposición de la realidad de sus habitantes durante siglos, las ciudades se modifican en función de las decisiones que sus moradores determinan, y las huellas de esas decisiones permanecen en el territorio y son fuente inagotable de evocaciones. En el tiempo la ciudad crece y se extiende, y posteriormente puede sufrir el abandono y la progresiva destrucción. Una ciudad puede morir y renacer y así generar diferentes capas superpuestas sobre su territorio.

Este proceso da como resultado un tablero de actuación complejo y equívoco que dificulta extremadamente el análisis metodológico de la forma urbana en los periodos históricos. Sería necesario análogamente a la metodología arqueológica, poder realizar un procedimiento que invirtiera el proceso intentando descifrar los cambios en el tiempo y recobrar, gracias al análisis, la realidad antigua y sus características, y así analizar las evidencias gráficas y construidas y poder determinar la evolución urbanística de un solar o de la ciudad en estudio.

La investigación presentada desarrolla un procedimiento que toma como punto de partida la realidad más antigua del territorio transformado por el hombre, el camino.
Los caminos son la primera huella del hombre que permanecen en el territorio, los caminos perduran sobre el terreno porque su formación es fruto de decisiones de consenso, compromiso y solidaridad a lo largo de siglos, y son los caminos los que nos permiten llegar a las ciudades.

Frente a la realidad cambiante de la forma de la ciudad, permanece en el territorio la traza del camino. Toda investigación arqueográfica sobre la ciudad debe partir del análisis de los caminos de acceso, a través de ellos nos adentraremos en la ciudad antigua.

En este proceso la arqueografía urbana debe trabajar en varias direcciones complementarias. En primer lugar, a partir de la cartografía, grabados y bibliografía histórica analizar las trama geométrica más elemental que los caminos de acceso a la ciudad pueden determinar en el tejido urbano y a la vez analizar la realidad configurada por la cartografía actual superpuesta con la información arqueológica ya documentada.

Ambos procesos deben realizarse desde el conocimiento que nos aportan los manuales existentes sobre arquitectura, urbanismo y geometría de la época en estudio.
Determinada la forma de la ciudad y la hipótesis de su escala territorial con un proyecto básico, es necesario el estudio metodológico arqueográfico de cada área individualizada de la urbe y su proyecto para poder avanzar en la formulación gráfica del conjunto urbano.


CUADRICULA DEL OPPIDUM DE ASTURICA AUGUSTA
8x10 módulos de 1.344x1.680 codos, (aprx.745,9x596.7 m.)

A través de este proceso, se deben analizar los tejidos urbanos que en muchos casos fosilizaron las evidencias urbanas y arquitectónicas de la época romana. Este análisis en área acotada permite comprobar diferentes estructuras que se relacionan con la trama urbana antigua y que están soportadas por estructuras caementicias que han permanecido durante siglos formado parte de diferentes edificaciones e infraestructuras de la ciudad. Este proceso de análisis y lectura de elementos construidos y reformados del tejido urbano permite redibujar hipótesis del proyecto general inicial.

En ocasiones la dificultad estriba en una lectura correcta de los elementos construidos y que fueron ejecutados como variaciones posteriores al proyecto formulado y en otros en no existir fuentes históricas y documentación grafica sobre la génesis de cada elemento.
El trabajo en esta fase debe buscar la presencia de estructuras lógicas tras analizar la evolución histórica de cada sector de la ciudad y desestimar otras posibilidades de desarrollo. Se debe poner especial cuidado en el análisis gráfico y en la comprensión espacial de las estructuras estudiadas y es primordial ordenar la información y poder presentar las hipótesis de forma clara y comprensible.

Las excavaciones arqueológicas permitirán finalmente confirmar o desestimar muchas de las hipótesis que la arqueografía puede sugerir, pero en otros casos las evidencias resultantes sobre la rasante del terreno adquieren con la metodología propuesta una nueva intensidad que la fortalecen de forma autónoma, obteniendo resultados valiosos.

© Carlos Sánchez-Montaña


TRABAJOS:
-Arqueografía urbana. Investigación sobre la forma urbana de Lucus Augusti.

-Arqueografía urbana sobre la Muralla de Lugo.

-Arqueografía urbana en Astúrica Augusta. El campamento, el foro y el anfiteatro.

-Arqueografía urbana en el Castro de Viladonga. Urbanismo de los castros galaico-romanos.

-Oviedo Romano. Un proyecto posible.

-La fundación de Zaragoza. “La piedra que corona una columna".

-Arquitectura y urbanismo en "Asturia et Gallaecia"


© Carlos Sánchez-Montaña


Perfil de Facebook de Carlos Sánchez-Montaña

1 de febrero de 2011

Urbanismo de los castros galaico-romanos

Arqueografía urbana en el Castro de Viladonga

EL CASTRO
El Castro de Viladonga, en el territorio N.E. del antiguo convento lucense, es modelo formal de castro característico del N.O, con varias murallas y fosos que albergan dos antecastros o aterrazamientos y una amplia acrópolis o corona central. En este recinto principal es donde se encuentran la mayoría de las construcciones descubiertas hasta ahora: viviendas, corrales y almacenes, algún edificio de uso social o comunal, etc., agrupadas todas ellas formando conjuntos o barrios que se articulan en torno a dos calles principales y una ronda paralela a la muralla principal.


Las estructuras defensivas y de habitación, y los abundantísimos materiales que continuamente proporciona el yacimiento, evidencian para el Castro de Viladonga un asentamiento u ocupación duradero e importante desde el siglo I a.C. hasta el V d.C., haciendo de él un sitio clave para conocer, estudiar y comprender la evolución del mundo de los castros en la etapa galaico-romana. www.aaviladonga.es

La forma de los castros galaico-romanos, sus puertas y muros exteriores, sus espacios interiores y edificios, fueron construidos teniendo en cuenta una serie de rituales y ceremonias. Estos rituales permitían, dentro de un universo que sus habitantes mismos reconocían, el diseño de muchas de las ciudades de la antigüedad.

Existen ejemplos paralelos en muchas sociedades con rituales para fundar ciudades, la construcción de una ciudad, o incluso de una vivienda, en muchas culturas se presentó como analogía de una institución divina que simboliza el centro del mundo. La fundación de este centro tenía unos rituales de importancia crucial para la vida de una comunidad, ya que muestra la relación de la estructura urbana en armonía con las fuerzas que rigen el cosmos.
EL RITO FUNDACIONAL DE LA CIUDAD Josep M. GRÀCIA

En el Noroeste de la Península Ibérica se desarrolló durante la Edad del Hierro una cultura llamada "de los castros" o castreña, que estaba caracterizada por estos lugares como estructuras de relación y habitación.

Desde el siglo VII a.C. hasta unas décadas antes del cambio de Era, coincidiendo con el gobierno de Augusto, estas estructuras habitacionales indígenas, los castros prerromanos, de carácter fortificado, de características variables según su situación, y muy poco estudiados aún, albergaron una población compuesta por gentes indígenas con influencias de la cultura celta, y que dió lugar a la cultura castreña del N.O.


Es a partir de la mitad del siglo I a.C., y dentro de la política urbanizadora del gobierno de Augusto, que los castros prerromanos son ampliados, o fundados de nuevo, siguiendo el proceder basado en una técnica mixta galaico-romana, que aunaba técnicas de urbanización importadas por Roma con procedimientos constructivos indígenas.
Son ejemplos de este singular sincretismo urbano arquitectónico, entre muchos otros, los castros excavados, y ya estudiados de Sanfins y Briteiros en Portugal, Chao de Samartín en Asturias, y los de Santa Tecla, San Cibrao de Las, y Viladonga en Galicia.

ARQUEOGRAFIA URBANA
Trata este texto, a modo de sinopsis, sobre la presentación de la investigación arqueográfica de la cartografía publicada del yacimiento de Castro de Viladonga en Lugo.
ARQUEOGRAFIA URBANA. Investigación sobre la forma urbana de Lucus Augusti. Carlos Sánchez Montaña

El castro se encuentra situado a 24 Km al N.E. de Lugo, sobre una elevación de 553 m. desde la que se divisa el valle donde nace el río Miño, la sierra de Meira, y además una amplia vista de la llanura de la Terra Chá. Muy próximo a él se encuentra el castro prerromano A Rodela, probable antecesor prerromano en este territorio. El Castro de Viladonga seguramente supuso el abandono del castro prerromano anterior, agrupando sus antiguos pobladores en la nueva fundación galaico-romana.

"En primer lugar, su misma monumentalidad, ya que se trata de una acrópolis o "croa" casi circular de unos 100 m. de diámetro (o sea, unos 10.000 m2 ), rodeada por un sistema de murallas y fosos además de una serie de extensas zonas ("antecastros") al Oeste y Sur de aquélla. Se trata, pues, de un verdadero arquetipo de castro.
Por otro lado, la organización de sus defensas es singular dentro de las características generales de la cultura castreña. La muralla principal, la más cercana a la "croa", es una enorme mole de tierra de unos 12 ó 14 m. de altura y albergando un muro de lajas en su interior. A la muralla sigue un profundo foso, en un sistema alternante que por la parte Norte (sic) llega a repetirse tres veces, mientras por el lado Sur (sic), la mayor inclinación natural del terreno provoca un antecastro al pie de la primera muralla y luego un acusado terraplén hacia las tierras llanas, que ya le sirve de defensa".

CASTRO DE VILADONGA (1979) Felipe Arias Vilas

Las conclusiones obtenidas de las fechas del C-14 apuntan a la presencia de actividad en este yacimiento, al menos desde el primer tercio del s. I a.C., sin desechar la posibilidad de una presencia algo anterior.
DATACIONES RADIOCARBÓNICAS DEL CASTRO DE VILADONGA (LUGO)
Felipe Arias Vilas - Ramón Fábregas Valcarce (Gallaecia nº 22, 2003, pp. 193-210)

"La existencia de una ordenación en la croa del Castro de Viladonga, así como que entre sus vectores debemos incluir los pasos o vías Norte-Sur, Este-Oeste y la ronda interior paralela a la muralla, son cuestiones sobre las que ya se ha advertido(48). La acrópolis de este hábitat responde pues a un cierto modelo de urbanización, traducido en el agrupamiento de las construcciones en conjuntos o barrios, regido por los ejes citados, por la topografía del terreno y por el condicionamiento de la muralla y, consecuentemente, por la delimitación del espacio, próximo a la circunferencia, que aquélla impone."
LAS PRIMERAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL CASTRO DE VILADONGA, TREINTA AÑOS DESPUÉS César Llana Rodríguez- Elena Varela Arias

El procedimiento aquí presentado tiene como fin la búsqueda de algo intangible para cualquier excavación o documento cartográfico, la arqueografía urbana se propone descifrar las reglas que formularon el proyecto que en su tiempo determinaron la forma de una ciudad, de un castro en este caso.


A través de esta metodología se analizan los tejidos urbanos que nos presentan las diferentes excavaciones realizadas en el yacimiento. El análisis en área acotada permite comprobar diferentes estructuras que se relacionan entre sí y que están soportadas por estructuras geométricas intangibles que han permanecido formando parte relacionada de diferentes edificaciones e infraestructuras del castro. Este procedimiento de análisis y lectura de elementos construidos y reformados del tejido geométrico del yacimiento permite redibujar hipótesis de un proyecto general inicial.

EL PROYECTO
Un castro de nueva fundación, como Viladonga fue en su momento, requería de un territorio sin ocupar. La colina elegida para establecer el asentamiento tenia las características de pendientes naturales pronunciadas a Este y a Oeste y favorables para las aguas tanto pluviales como sucias, por lo que el punto central de su trazado fue escogido en el punto más alto de la colina, quedando las pendientes a ambos lados. Las direcciones Norte y Sur discurren paralelas a la cresta natural del castro, con pendiente hacía el sur.


Estudios desarrollados por el arquitecto Luis Moranta Jaume(1) establecen diferentes pautas geométricas que regían la geometría del trazado urbano de las ciudades y campamentos romanos en función de escuadras pitagóricas. Según el estudio de Luis Moranta Jaume; y tal como el propio Vitruvio describe en su tratado, existen dos escuadras pitagóricas generadoras del trazado de estructuras urbanas o edificatorias sobre el territorio. Las formadas por los valores 3:4:5 y por 5.12:13.
Situando la hipotenusa de la escuadra en la dirección del norte solar queda entonces establecida la dirección del decumanus y cardo máximos del asentamiento por ambos lados catetos. El decumanus en dirección NO-SE y el cardo en dirección NE-SO.
El norte solar generalmente presenta un ángulo desviado respecto al Norte Magnético, que actualmente ronda el valor entre 4º y 5º. Es la llamada "declinación magnética", oscilación variable existente entre el Norte Solar, prácticamente inamovible y Norte Magnético, sometido a variaciones constantes.(1)


Tras el análisis arqueográfico de la cartografía del Castro de Viladonga y la documentación que recoge los yacimientos arqueológicos recientes planteo la hipótesis de que el proyecto del Castro de Viladonga poseía una planta rectangular de proporciones iguales los dos lados, y formada por una cuadrícula base de 8 x 8 módulos con una dimensión total de sus lados de 384 x 384 codos, (aprx.170,49m. de lado), y orientada en el territorio sobre la colina seleccionada según la escuadra pitagórica 5:12:13, común a muchas fundaciones de origen augusteo. (Lucus Augusti, Iluro, Conimbriga, Baelo Claudia, etc.)(1)

La cuadricula de la zona edificada era una malla formada por 4 x 4 módulos de 48 codos cada uno (21,31m.), con una dimensión total de 85,24 m. en sus ejes.
Ocupa la muralla un perímetro de aproximadamente una anchura de 48 codos y el pomerio es de una dimensión también de 48 codos en todo su contorno. (La dimensión de un codo romano utilizado en época augustea era de 0,444 m.)

El centro de la malla geométrica así trazada tiene un valor simbólico muy importante, es el centro generador del castro, y en el caso de Viladonga en el punto generador de la configuración de todos los elementos y edificios que componen el asentamiento.

LA MURALLA
Las defensas del castro están formadas por un sistema de muros de tierra y piedra y sucesivos fosos.


La forma de la muralla principal es una combinación de un cuadrado con esquinas redondeadas, en los muros exteriores, y con forma circular en su muro interior y cercano a los edificios. Su anchura varia en un valor alrededor de 48 codos (21,31m.), pero se encuentra ocupando la segunda cuadrícula perimetral de la malla generatriz. La segunda más externa.
El muro de mayor tamaño, el más cercano a la "croa", es de aproximadamente 12 m. de altura. Es un muro de tierra que alberga en su interior un muro de lajas de piedra.

EL POMERIO
A la muralla le sigue hacía el exterior un espacio libre, con forma de V o foso en las caras Norte y Este, y con forma de antecastro en las caras Sur y Oeste. Este espacio libre se encuentra delimitado por un muro exterior que ha sido excavado en la cara Este del castro.
Este lugar recibía el nombre de pomerio. "pomerium" (o pomoerium; del latín postmoerium, que se traduce por "pasado el muro"). La frontera sagrada de la ciudad y que la rodeaba dejándola libre de edificaciones.
En Viladonga el muro exterior del pomerio se ha encontrado a una distancia exacta de 4 módulos desde el centro, en el perímetro "marcado" por la malla generadora del proyecto.

LAS PUERTAS
El castro posee solo dos puertas, en ambos extremos del decumanus, al Este y al Oeste. Si bien la segunda se encuentra en el centro geométrico de la cara Oeste del Castro, la primera se sitúa en una posición más al sur de su correspondencia, facilitando el acceso al interior del castro a través de una cota más accesible. La posición de la puerta Este determina la configuración de las calles que comienzan en su interior, y de la configuración de los barrios. Esta puerta es la principal del castro.

LAS CALLES
De manera general el cardo posee dirección N.- S. en función del emplazamiento y la escuadra fundacional asignada. Y el decumanus dirección E.- O. en función de las pendientes naturales del terreno.


EL CASTRO POSEE CUATRO CALLES PRINCIPALES

En Viladonga las dos vías principales, el decumanus y cardo, se entrecruzaban hacía el sur del centro geométrico del castro. El decumanus sigue la doble pendiente del terreno no afectando a la zona central del castro, y discurriendo por la parte sur.

Siguiendo las especificaciones de Vitruvio, el trazado de las calles se realizó en función de los vientos dominantes, de manera que el viento Norte y Noroeste, los más dañinos en el emplazamiento del castro, afectaran de manera disminuida a sus habitantes. Por ello se dispuso el cardo en la dirección N.NO.-S.SE. de manera que las calle se intercalase entre las edificaciones y así cumplir lo establecido por Vitruvio: "la planificación de los barrios deberá declinarse de la dirección de los vientos, para que llegando estos a los ángulos de las islas, se rompan, y repelidos se disipen".
Esta alternancia en el cardo hace que sus trazas varíen su anchura entre 6 y 12 codos.


VIA CARDO - NORTE - SUR

El decumanus se trazó también de forma alterna en todo su desarrollo. Pero cruzando la zona edificada por su lado sur, permitiendo mantener de forma compacta la zona central. Las anchuras de las dos calles varían en función de su posición, siendo de 6 y 12 codos de anchura según los tramos.


VIA DECUMANUS - ESTE OESTE

El castro, además de los pequeños espacios entre las edificaciones, que permiten la comunicación entre las áreas urbanas del interior, cuenta con otras dos vías principales:
Una a modo de ronda perimetral interior paralela a la muralla con una anchura es de 6 codos. Y otra, que partiendo de la puerta Este, en el mismo punto que el decumanus, asciende directamente hasta el centro de la croa, al lugar donde se encuentra uno de los principales edificios del conjunto. Esta cuarta calle principal también tiene una anchura de 6 codos.


VIA RONDA PERIMETRAL

LOS BARRIOS
La acrópolis de este hábitat responde pues a un cierto modelo de urbanización, traducido en el agrupamiento de las construcciones en conjuntos o barrios, regido por los ejes citados, por la topografía del terreno y por el condicionamiento de la muralla y, consecuentemente, por la delimitación del espacio, próximo a la circunferencia, que aquélla impone.
LAS PRIMERAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL CASTRO DE VILADONGA, TREINTA AÑOS DESPUÉS. César Llana Rodríguez- Elena Varela Arias

Las cuatro vías principales: el cardo, el decumanus, la ronda perimetral, y la calle de acceso al centro desde la puerta Este, configuran entre ellas los barrios en los que se disponen las edificaciones del castro a modo de las ínsulas romanas.


Los barrios principales son:
Barrio Central, (color azul) el de mayor tamaño y al que pertenecen los edificios principales, su trazado atiende a la dirección del cardo, siendo las edificaciones paralelas a esta vía. El barrio central se encuentra cruzado por el cardo, y por el sur por el decumanus, teniendo edificaciones emplazadas en los cuatro cuartos así definidos. Seguramente éste barrio fue el primero ejecutado y configuró el castro en un primer momento. Las edificaciones son de planta rectangular en su mayoría, existiendo un buen número de ellas de planta circular, existiendo estrechos corredores que permite la comunicación entre ellas.

Barrio Sur, (color cian), su trazado atiende a la directriz del decumanus, siendo los edificios paralelos a esta vía y dando en varios casos sus frente a lo largo de ella. Este barrio configura la fachada interior sur del castro y se emplaza en una cota inferior al barrio central.

Barrio Perimetral Norte, (color verde), su trazado atiende a la vía de la ronda perimetral, las edificaciones son todas de planta trapezoidal, ya que en su trazado atienden al punto geométrico central del castro. Esta singularidad permite que las edificaciones acompañen de forma radial a la ronda perimetral.

Barrio Suroeste, (color marrón), en proceso de excavación incompleta, está formado por cuatro habitáculos de trazado singular, que atienden con una ligera variación a la dirección del barrio central. Este barrio cuando se termine de excavar podrá ofrecer más información sobre su trazado.

Barrio Noreste, (color rosa), formado por cuatro habitáculos pareados, su trazado es singular dentro de la configuración general del castro, posiblemente su construcción fue posterior a los demás barrios y fue ejecutado de forma independiente del conjunto.

El análisis de los barrios permite asegurar que no solo la configuración de las murallas y las calles del castro atienden a un proyecto previo de urbanización, sino que cada elemento y edificación fueron ejecutados siguiendo una pauta planificada anticipadamente, y que seguía el procedimiento de urbanismo romano descrito por Vitruvio.

LOS EDIFICIOS
"El examen de las dimensiones de las unidades habitacionales o de las superficies a ellas adscritas parece sugerir el afloramiento de unas demarcaciones espaciales cuyas dimensiones y, consecuentemente, sus superficies delatan la existencia de una ordenación más profunda. En efecto, las demarcaciones espaciales correspondientes a cada unidad habitacional responden, aproximadamente, a unas superficies en torno a los 50 m2. unas y a los 150 m2. otras, a la vez que nos topamos con unas dimensiones aproximadas de 5 m. o múltiplos de este valor. Estos espacios correspondientes a cada unidad habitacional están conformados por rectángulos aproximados de cinco por diez metros o de quince por diez metros, lo que nos pone de manifiesto la aplicación de un módulo base -superficies rectangulares de 5 m. x 10 m.-. Este módulo coincide grosso modo con las dimensiones de las superficies ocupadas, entre otros casos, por las unidades habitacionales que conforman el Barrio Norte.
A la vista de lo expuesto, planteamos como hipótesis de trabajo la existencia de una parcelación en el espacio interior del Castro de Viladonga. Una ordenación de este tipo no es novedosa en el ámbito castreño. Así, con las salvedades que sean del caso, cabe llamar aquí el ejemplo de la Citânia de Sanfins(50), donde aparece nítidamente una ordenación en grandes unidades subrectangulares delimitadas por una red de calles ortogonales."

LAS PRIMERAS EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL CASTRO DE VILADONGA, TREINTA AÑOS DESPUÉS César Llana Rodríguez- Elena Varela Arias

Los arqueólogos que han estudiado la arquitectura que compone los edificios del castro ya han determinado la modulación que rige una gran parte de las construcciones principales. Tal como refleja su investigación este es un módulo base de aproximadamente 5m x 10m., o lo que es lo mismo en medidas romanas augusteas: un módulo de 12 x 24 codos, siguiendo las edificaciones la modulación general multiplo de 6 codos que rige todo el proyecto urbano.

Además del estudio de diferentes unidades habitacionales realizada por los arqueólogos, y que puede consultarse en la página del yacimiento, propongo en función de su emplazamiento, de su estructura, y de acuerdo con el texto de Vitruvio, la identificación de varios edificios y elementos urbanos que son de construcción necesaria en toda urbanización de origen romano.



1.Capitolio - 2.Foro - 3.Basílica - 4.Domus principal




EL CAPITOLIO O TEMPLO PRINCIPAL
Escribe Vitruvio: "Los solares para los santuarios de los dioses tutelares de la ciudad y para Júpiter, Juno y Minerva elíjanse en un lugar suficientemente elevado, desde donde pueda observarse la mayor parte de la ciudad."


Desconocemos si el edificio, a cuya puerta se accede ascendiendo directamente por la vía principal desde la puerta Este, era el templo que ocupaba la divinidad protectora del castro, el templo principal. Sin embargo su posición prominente dentro del castro, su rápida identificación dentro del conjunto desde la misma puerta de entrada, la orientación de su puerta directamente al camino y a la puerta principal del castro, la no existencia de hogar en su interior según las excavaciones arqueológicas, el singular cuerpo secundario a norte con acceso desde el interior, y la roca natural sobre el que se apoya, permite pensar que este edificio era de carácter público y que posiblemente tuviera carácter cutual.
Este edificio es de todos los del castro, el que más próximo se encuentra al centro geométrico del conjunto, este centro se sitúa en el Cardo frente a su fachada Oeste.
Desde su interior podemos observar, tal como escribió Vitruvio, la mayor parte del castro.

EL FORO
El foro del castro es un espacio abierto frente al edificio que hemos identificado como el capitolio y al que se abrían, no solo la puerta del posible templo, sino otros edificios particulares y públicos.


En el urbanismo romano el foro es el lugar de reunión, un espacio polivalente con valores religiosos, políticos, y sociales, y donde se realizaban actos representativos de valor comunitario.
En Viladonga, este lugar tiene una comunicación directa con el cardo y la vía que proviene desde la puerta Este, además posee comunicación directa a través de un angosto pasillo con el edificio que posiblemente era la basílica.

LA BASILICA
La basílica era el edificio en el que se reunían los funcionarios judiciales en el ámbito local, los magistrados de la ciudad, los jueces en asuntos mercantiles y civiles. Generalmente este edificio se emplazaba dentro del conjunto foral, siendo uno de los edificios más importantes de la ciudad.
Escribe Vitruvio: "Es conveniente que los solares de las basílicas estén lo más próximos posible a los foros, en la parte que sea más cálida, con el fin de que durante el invierno sea posible dedicarse a los negocios sin las incomodidades del mal tiempo. Su anchura no medirá menos de una tercera parte ni más de la mitad de su longitud, salvo que lo impida la configuración del lugar y obligue a modificar sus proporciones de otras maneras".


El edificio que propongo como el lugar de reunión se encuentra comunicado por un estrecho corredor con el espacio abierto situado en el frente del hipotético templo principal: el foro. Cumple así lo dispuesto por Vitruvio para la disposición de las basílicas, además su forma rectangular, y su gran dimensión respecto a los otros edificios, permite aventurar que esta construcción podía tener el uso de lugar comunitario de reunión.
Los arqueólogos no han encontrado restos de hogar en su interior, por lo que se puede descartar su uso como vivienda.

LA DOMUS PRINCIPAL
Enfrente del edificio que posiblemente tenía el uso de templo principal, en el punto central del cardo, y en su margen oeste, se ha excavado un complejo doméstico formado por varias edificaciones, que quizás por su privilegiado emplazamiento, y por su dimensión, pertenecía a la familia de la más alta autoridad que habitaba en el castro.


La llamada domus principal, y que en el urbanismo romano solía emplazarse dando su puerta de acceso a una de las vías principales y cercanas al capitolio y al foro.

CONCLUSION
Los investigadores han descrito de manera general que "la ordenación de los castros seguía, en un principio, las pautas marcadas por el propio terreno. La trama urbana adquiría un aspecto orgánico, con células habitacionales comunicadas por veredas estrechas que evitaban los desniveles. Mientras que en los primeros poblados, la única vía identificable dentro del recinto era una ronda perimetral entre las construcciones y la muralla, en los grandes castros coetáneos o posteriores a la conquista romana, se construyeron grandes ejes viarios que los atravesaban de una parte a otra, y una parcelación mucho más regular." Los galaicos, la arquitectura de los castros.

El trabajo aquí presentado, y que se basa en un detallado análisis geométrico de la cartografía del yacimiento publicada en el año 2001, determina que no solo la dimensión y configuración del poblado castreño se rige por pautas ya establecidas por el urbanismo romano en otras ciudades del imperio, y ya estudiadas por los investigadores, (los elementos descritos poseen una exacta proporción y medida), sino que además podemos concluir que el Castro de Viladonga cuenta con todos los elementos principales que un "oppidum" romano debería de contar, y como estos elementos se encuentran sujetos a la propias leyes de la geometría urbana y la arquitectura del siglo I a.C descrita por Vitruvio en su tratado "De Architectura".


Es al final, la forma de construir indígena, la propia manera de aparejar la piedra y edificar, la que dará cuerpo material a la misma idea de ciudad romana.
La singularidad de los castros galaico-romanos, frente otras realizaciones urbanas contemporáneas ejecutadas durante el periodo augusteo, es el característico sincretismo edificatorio entre lo que parecían dos mundos irreconciliables y antagónicos, y que en Viladonga se aúnan para construir un nuevo centro que ordenará el cosmos de la naciente comunidad galaico-romana en este rincón del territorio de la Gallaecia.

© Carlos Sánchez-Montaña - 2009


(1) Moranta Jaume L., (2004) "Les ciutats romanes del llevant peinsular i les illes Baleasr". (Editorial Portic) Barcelona.


Perfil de Facebook de Carlos Sánchez-Montaña


.

20 de octubre de 2010

OVIEDO ROMANO. Un proyecto posible

Ver investigación desarrollada en: OVETUM

"Ovetanum. Ab Oveto Asturum oppido” Jean Hardouin
Dedicado a Callaeca del Camino de Piedra

Dice la historia oficial:
"Aunque existieron asentamientos anteriores, la ciudad fue fundada en el año 761, por dos monjes: Fromestano y su sobrino Máximo, que iban buscado un sitio tranquilo para instalarse. Así llegaron a la colina de 'Oveto', donde levantaron una iglesia en honor a San Vicente. Años más tarde, se les unirían más monjes y la iglesia se convirtió en Monasterio, sede del que hoy es el Museo Arqueológico de Asturias.
Fruela I levantó allí otras construcciones y Alfonso II el Castro, en el 792 y después de vencer a los musulmanes, trasladó la corte del primitivo reino asturiano y convirtió a Oviedo en capital de reino.”



PLANTA ACTUAL DE OVIEDO

Júpiter : Iovius : Ioveto : Oveto: Oviedo
Sobre la posibilidad de que la colina de Oviedo estuviera ocupada por un templo dedicado a Júpiter existen varias referencias desde la antigüedad hasta hoy en día.
“Oviedo templo de Júpiter y de este étimo hereda su calidad genitiva de la jovialidad. Lo tonante y jupiterino queda para otros casos.....” Lucubraciones literarias: el librero Valdés de Oviedo, mi cirineo. Antonio Parra

"Pero habiendo notado anteriormente que esta zona central y -en concreto— los términos próximos a Oviedo y a la antiquissima civitas ofrecen más vestigios de romanización y de celtización (re-cordemos Lugo de Llanera, Lupíco, en San Esteban de las Cruces,aparte de Lugones), sería sorprendente que del culto a Júpiter o Toveno quedase ningún recuerdo teonímico. Ni siquiera en la colina Ove-tao, próxima y accesible a la única verdadera ciudad transmontana, sabiendo que las montañas y colinas eran consideradas como morada de acuella divinidad."
* ESCOBAR GARCÍA, F. (1974): “El topónimo Oviedo ¿es un teónimo?”, BIDEA 82, p. 375-400.

Alfonso II, fue sabio, cultivado, inteligente y conocedor de la historia del N.O. Su referencia fue la Gallaecia hispano-romana. Su guía, y no solo en la cronología de su reinado, Augusto el príncipe.

En otro artículo “De lares a Julianes” he desarrollado la idea de que algunos de los templos que se pueden encontrar a lo largo de los caminos antiguos tienen un claro origen romano. He tenido la suerte de pode ver alguna cimentación de estos templos y en ellos se puede observar claramente el cambio de orientación de pagana a cristiana en sus muros realizada en la edad media.
Sánchez-Montaña. Carlos De Lares a Julianes. Artículo sobre la influencia de la arquitectura romana en las obras del prerrománico asturiano

En el trabajo describo que quizás el ejemplo más claro y paradigmático es el de San Julián de Prados, construido precisamente por Alfonso II y que analizando su arquitectura podemos sacar conclusiones sobre la génesis del edificio:
En origen un templo romano de estilo toscano, con proporciones exactas a las descritas por Vitruvio en su tratado de arquitectura y posteriormente, y casi con seguridad en tiempos de Alfonso II, se transformó en templo cristiano.
Tal como ha declarado la arqueóloga Carmen Fernández Ochoa, Catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid: «Los mosaicos romanos de Veranes son igual que el techo de Santullano»
Esto lo que señala es que podemos asegurar que al menos una parte de las construcciones de este periodo y posteriores se basan en templos de origen romano.


MUROS ANTIGUOS EN SAN SALVADOR

Bien dice la historia oficial “Aunque existieron asentamientos anteriores, la ciudad fue fundada en el año 761, por dos monjes: Fromestano y su sobrino Máximo, que iban buscado un sitio tranquilo para instalarse. Así llegaron a la colina de 'Oveto'”

Parece que ya existía alguna edificación en la colina de Oveto en el siglo VIII, que con ese nombre y en lo alto, era una favorable alternativa para utilizar los cimentos de alguna edificación existente de origen romana y construir San Vicente.
Un edificio en la colina de Oveto tenía una alta posibilidad de estar dedicado a Júpiter. Una cita de Plinio de una edición de Jean Hardouin (1646-1729 ) aumenta la certeza. La cita se lee en "Libri XXXVII-Caii Plinii Secundi-Historiae Naturalis-Vol. nonum; edic. MCCCXXXI-Paris-Emerico David, de la Bibliotheca Clásica Latina-Firmus Didot, Gallicarum Academiarum Typografhus-Liber-XXXIV párag. XLIX: "Nigri generibus haec sut nomina: Ovetanum, Caprariense, Oleastrense". Y en una nota al pie de Hardouin, se lee: "Ovetanum. Ab Oveto Asturum oppido._ Libri hactenus, editi perperam exhibent Iovetanum..."

Y sobre todo debemos de recordar que Alfonso, culto y romano, trajo su tesoro a este lugar, su tesoro romano a Oviedo: La Cruz de los Angeles, de origen medieval, conserva en su reverso parte de un tesoro de origen romano que seguramente se encontraba en la Gallaecia en la época alto imperial y que de acuerdo con el dibujo que presenta en una de sus joyas perteneció al emperador Octavio Augusto.
La Cruz de los Angeles, ordenada realizar por Alfonso II, además guarda un simbolismo secreto que es reflejo del momento histórico en que fue engarzada. Las joyas de la cruz son una referencia directa al ritual fundacional de las ciudades romanas.
Sánchez-Montaña. Carlos El Sello de Augusto en la Cruz de los Angeles

Podemos pensar que los muros que los monjes encontraron en la colina de Oveto fueron un antiguo templo a Júpiter. Era bajo la protección de Júpiter donde se guardaban los tesoros en la Roma antigua, y quizás por ello Alfonso II eligió ese lugar para depositar su tesoro romano.
Añadamos que el rito fundacional de las ciudades en Roma tenía como una de sus partes principales la dedicación en lo alto del enclave de un templo a Júpiter, Juno y Minerva. Es Minerva quién también aparece en el tesoro de la cruz que se deposita en este lugar por Alfonso II.
El príncipe, siguiendo la leyenda de Eneas, presente en una de las joyas de la Cruz de los Angeles, y al igual que Augusto presente en otra, refundo una nueva ciudad, su capital, bajo la protección de Júpiter. Solo así podía hacerlo.


RAZONES PARA UN OVIEDO ROMANO
El proyecto del oppidum de Ovetum.
La forma urbana de las ciudades históricas es el resultado de la superposición de la realidad de sus habitantes durante siglos, este proceso da como resultado un tablero de actuación complejo y equívoco que dificulta extremadamente el análisis metodológico de la forma urbana en los periodos históricos. La cartografía, los grabados, la bibliografía histórica, y a la vez la cartografía actual superpuesta con la información arqueológica ya documentada permite la búsqueda de algo intangible pero principal: el proyecto de la ciudad, las reglas que formularon el proyecto que en su tiempo determinaron la forma de la ciudad.


PLANTA GENERAL CAMINOS DESDE EL OPPIDUM A LOS ENCLAVES DE LA FONCALADA Y SAN JULIAN

A través de esta metodología se analizan los tejidos urbanos que en muchos casos fosilizaron las evidencias de la época romana. Este análisis en área acotada permite comprobar diferentes estructuras que se relacionan con la trama urbana antigua y que están soportadas por estructuras caementicias que han permanecido durante siglos formando parte de diferentes edificaciones e infraestructuras de la ciudad. Este procedimiento de análisis y lectura de elementos construidos y reformados del tejido urbano permite redibujar hipótesis del proyecto general inicial.

Las trazas de los caminos permanecen en el territorio a lo largo de los siglos, en Oviedo los caminos de acceso a la ciudad contemporáneos al momento de su fundación han permanecido inalterables en el tiempo hasta bien entrado el siglo XX, todavía hoy en día aun son utilizadas algunas de las antiguas calzadas romanas modificadas y asfaltadas.


CUADRICULA DEL OPPIDUM DE OVETO
8x8 módulos de 108 codos de lado
Lado total: 864x864 codos - (aprx:383x383 m.)

Tras el análisis de la cartografía de Oviedo, y la documentación que recoge los yacimientos arqueológicos recientes, planteo la hipótesis de que el proyecto original de Oviedo poseía una planta cuadrada formada por una cuadrícula base de 8x8 módulos de 108 codos cada uno, y con una dimensión total de sus lados de 864x864 codos, (aprx:383x383 m.).
El módulo base (108 codos) fue utilizado en muchas fundaciones romanas, entre otras en la planta de Lucus Augusti, 108 codos es una dimensión multiplo de 2-3-6, y muy operativa para trazar las calles y edificios de un oppidum.

Esta planta de forma cuadrada y de pequeña dimensiones es la propia de un oppidum romano, (del latín n. oppidum, pl. oppida: lugar elevado, fortificación), un oppidum del tipo fortificado que semeja un castillo rodeado de una muralla en la cima de una colina, y que cuenta con edificaciones de tipología romana y también indígena. Los oppida se establecían, generalmente, para el dominio de tierras aptas para el cultivo o como refugio fortificado.
Ver:Arqueografía urbana en el Castro de Viladonga
http://arqueografiaurbana.blogspot.com

Las dos ejes principales se entrecruzaban en el centro del rectángulo generador; (en el actual testero de San Tirso).
La superposición de la traza básica del proyecto de Oveto sobre la diferente planimetría del siglo XX permite comprobar el encaje de las calles de la ciudad romana con los caminos de acceso a esta, y grafiados veinte siglos después.
La misma operación permite comprobar como los limites de la ciudad antigua, marcados por los cruces de los diferentes caminos de acceso a esta que se producían en la parte exterior de la muralla circular.
Cuando varios caminos diferentes se aproximaban a una puerta estos se unían fuera del lugar marcado por el muro de defensa.
La superposición de la traza romana sobre la planimetría actual permite comprobar la coincidencia de la gran mayoría de las vías con las trazas de la malla generadora que las soportan.
Después de veinte siglos muchas de las vías y edificaciones de la ciudad son reflejo del trazado romano de Oviedo en el momento de su implantación. La superposición del trazado antiguo sobre la planimetría actual permite realizar la comprobación de las vías más antiguas.


OPPIDUM DE OVETO

El proyecto del oppidum original se extendía de oeste a este desde el cruce da la calle de San Francisco y la calle de Ramón y Cajal hasta el cruce de la calle San Benito con la calle Paraiso y de norte a sur desde la calle del Aguila en su cruce con la Avda. Jovellanos hasta el cruce de la calle del Mon con la plaza del Sol
El decumanus quedaba así establecido aproximadamente en el eje de las actuales calles de San Francisco, Eusebio González Abascal, y San Benito y el cardo en las calles del Aguila, Santa Ana y Mon.
La muralla perimetral ocuparía las actuales rondas de Jovellanos, El Paraíso, El Postigo Alto, Plaza del Sol, Plaza de la Constitución, El Peso, Plaza del Riego, calle Ramón y Cajal, y Mendizábal. Esta muralla de traza romana sería reconstruida en época medieval.
Este territorio así delimitado comprendía una superficie total del oppidum de aprox. 12Ha.


PLANTA GENERAL - SAN SALVADOR Y SAN TIRSO


Existen en la colina de Oveto dos edificios que en su planta presentan la estructura romana 5/6 de los templos toscanos de Vitruvio: San Salvador y San Tirso.


PLANTAS - SAN SALVADOR Y SAN TIRSO


San Salvador.
El rey asturiano Fruela I (del 757 al 768), mandó construir una basílica consagrada a San Salvador en el terreno donde hoy se encuentra la actual catedral de Oviedo.
Alfonso II el Casto, rey de Asturias (del 791 al 842), hijo del anterior, al trasladar la capital del reino desde Pravia a Oviedo, mandó edificar todo un conjunto edilicio en los mismos terrenos, aprovechando algunos espacios de la antigua iglesia de San Salvador.
La planta de San Salvador es muy singular para ser una catedral. Su planta cumple al 100% lo escrito por Vitruvio para un templo romano orientado al Este.
¿Se levanta la catedral de Oviedo sobre un antiguo templo a Júpiter? Posiblemente sí.
El edificio ocupaba la zona de más altitud dentro del recinto del oppidum y guarda una alineación relacionada con el trazado geométrico descrito anteriormente.
Era el templo dedicado a Júpiter el lugar principal frente al foro en las ciudades romanas. Escribe Vitruvio: “Los solares para los santuarios de los dioses tutelares de la ciudad y para Júpiter, Juno y Minerva elíjanse en un lugar suficientemente elevado, desde donde pueda observarse la mayor parte de la ciudad.”
Son varias las catedrales de Europa que han sido construidas sobre las cimentaciones de un templo dedicado a Júpiter. ( Santiago de Compostela, París, Tarragona).
Y es en la Cámara Santa donde Alfonso II deposita su tesoro de joyas romanas.

Comparativa de las plantas de un templo romano estilo toscano (Vitruvio) y la del templo de estilo prerrománico.

TEMPLO PALEOCRISTIANO Y TOSCANO ROMANO


Ambas pertenecen a un mismo edificio en su origen. El cambio de culto, de pagano a cristiano, modifica la orientación de acceso (de oriente a occidente) y la estructura de la planta.
Se mantiene la cimentación original romana en las naves centrales y se añaden cuerpos en el perímetro.
Se mantiene en las naves centrales la proporción 6/5 descrita por Vitruvio en su tratado de arquitectura.
La arquitectura romana permanece en las cimentaciones de innumerables templos del prerrománico.


SAN SALVADOR Y SAN TIRSO


San Tirso.
La Iglesia de San Tirso el Real de Oviedo fue construida por Alfonso II entre los años 791 - 842. El templo perteneció a un conjunto de edificios eclesiásticos y palaciegos, hoy desaparecidos, construidos en los comienzos del siglo XI. De la configuración origina sólo se conserva el testero, con una ventana dividida en tres huecos por dos columnas y la parte de abajo de la torre. El resto de la iglesia ha sufrido diversas reformas.


EL TESTERO DE SAN TIRSO
EL CENTRO DEL OPPIDUM DE OVETO

El centro de la trama urbana definida en líneas anteriores determina de manera geométrica un lugar de poderoso simbolismo. El centro urbano del Oviedo romano, el lugar donde se cruzaban los dos ejes principales queda así emplazado en el actual testero orientado al Este del templo de San Tirso.
Este lugar ahora construido y ocupado por el altar mayor de la iglesia, y que en la antigüedad se encontraba en el exterior del edificio, y era la entrada orientada al Este del templo romano, de planta toscana, y que posiblemente fue base del edificio medieval.
El cambio de culto, de pagano a cristiano, modifica la orientación de acceso (de oriente a occidente) y la estructura de la planta.
Se mantiene la cimentación original romana en las naves centrales y se añaden cuerpos en el perímetro.
Se mantiene en las naves centrales la proporción 6/5 descrita por Vitruvio en su tratado de arquitectura.

Las actuales excavaciones en la cercana calle de la Rua y los hallazgos de origen altoimperial permiten reforzar la importancia de este lugar. El templo de planta toscana que pudo ocupar este lugar posiblemente fue uno de los edificios principales en el origen de Oviedo romano.

San Julián de Prados.

Su fecha exacta de construcción no ha llegado a nuestros días, pero se sabe que su construcción fue ordenada por Alfonso II. El templo está dedicado a los santos mártires egipcios Julián y Basilisa y se hizo sobre el siglo IX.
El análisis arquitectónico del templo de San Julián de Prados y su comparativa con la planta de templo toscano vitruviano permite afirmar que en este caso concreto la edificación prerrománica fue levantada utilizando la cimentación preexistente de un antiguo templo romano, de planta toscana, emplazado en el cruce de caminos. Esta construcción resolvió el cambio de orientación, de oriente a poniente, según el nuevo rito cristiano, y el añadido de cuerpos auxiliares en sus cuatro fachadas para la obtención de un crucero.


Templo paleocristiano y toscano romano

Comparativa de las plantas del templo de San Julián de Prados de estilo prerrománico y de un templo romano estilo toscano (Vitruvio)

“Cuando ves las estructuras de una villa tardía como es Veranes que se rehace entera en el siglo IV, la certeza de que la tradición arquitectónica constructiva perdura y de que ahí está la raíz del prerrománico es muy clara. Cuando digo que ahí está la raíz, es porque ahí excavamos, pero lo mismo podría aparecer en Las Regueras o en otro sitio. No digo que sea Veranes el punto, digo que ahí es donde lo encontramos. Lo que aprecias es que la arquitectura es conservadora y que las técnicas perviven al paso de los siglos. Veranes es referente de aspectos constructivos que luego vamos a ver plasmados en el prerrománico. Los mosaicos romanos de Veranes son igual que el techo de Santullano. Hay un lenguaje arquitectónico y decorativo que está recordando el mundo romano.”
Carmen Fernández Ochoa
La Nueva España -2 de julio de 2005

Foncalada.

La fuente de Foncalada es una fuente de agua potable construida por Alfonso III en la ciudad de Oviedo y situada en la calle de su mismo nombre,
Dentro del arte prerrománico en Asturias es el único ejemplo de su clase conservado hasta nuestros días, además del único vestigio o resto de construcción con fin de utilidad pública de la Alta Edad Media dentro de la ciudad.
Recientemente se ha empezado a comprender que el origen de este edificio es romano.
Los arqueólogos han comenzado a presentar como construcción medieval solo la parte del pequeño edificio de la fuente y asignar como de época altoimperial el resto del yacimiento.

Cultura analizará ahora la Foncalada para comprobar la magnitud del Oviedo romano La Nueva España.
Los arqueólogos que excavaron Foncalada corroboran que su estilo es romano La Nueva España.

ARQUITECTURA ANTIGUA DE LA FONCALADA
La estructura de los cimientos de la Foncalada es idéntica a la que presentan los conjuntos denominados como “Pedras Formosas”.
Sánchez-Montaña. Carlos PEDRAS FORMOSAS - ARQUITECTURA ANTIGUA EN LA CALLAECIA

Las “Pedras Formosas” son construcciones realizadas en piedra y con unas características arquitectónicas singulares dentro de la arquitectura antigua del N.O.
El área de los yacimientos donde se han encontrado los monumentos comprende: el norte de Portugal, el occidente de Asturias y León y Galicia. El ámbito que durante la época antigua se desarrollo la cultura conocida como de los castros.
Las “Pedras Formosas” se encuentran situadas en fértiles lugares arqueológicos, y con gran abundancia de agua, son estructuras semienterradas, de planta rectangular y con varias estancias, y que según algunos estudios podían funcionar como balnearios de vapor o como lugar de iniciación de los jóvenes de los castros próximos.


FONCALADA Y PEDRA FORMOSA

La Foncalada presenta en sus cimientos una enorme similitud con la “Pedra Formosa” excavada en Ortigueira, provincia de A Coruña. No solo su emplazamiento es el propio de estos edificio antiguos, su arquitectura también presenta características de esta tipología. La construcción a dos aguas de la actual fuente es posiblemente de origen medieval, y levantada sobre los cimientos romanos.

La gran mayoría de las “Pedras Formosas” conocidas han aparecido en ámbitos extramuros y cercanas a los caminos de acceso a las puertas de entrada de los castros. Su construcción en estos lugares y su uso está ligado al urbanismo altoimperial de los castros del N.O.


PLANTAS PEDRAS FORMOSAS
Iron Age Archaeology of the Northwest Iberian Peninsula
César Parcero Oubiña, Padre Sarmiento Institute of Galician Studies, Santiago de Compostela
Isabel Cobas Fernández, Heritage Office of New South Wales, Australia


Su uso exige que el edificio se construya sobre un manantial de agua corriente que permita un fácil saneamiento tras el ritual que en él se práctica. Las "Pedras Formosas" están siempre sobre lugares con abundante agua corriente.


FUENTE DE LA FONCALADA


PEDRA FORMOSA BRITEIROS


El edificio se sitúa a una cota semienterrada en un terreno en pendiente, de manera que su parte delantera quede más al descubierto que la trasera, a la vez esta disposición permite el acceso desde el frente y mediante una rampa natural se puede alcanzar la cota superior del edificio.
Por lo general las plantas de estos edificios cuentan con cuatro estancias con diferente uso: atrio, antesala, sala, y fosa.
Los edificios realizados en su mayor parte en piedra, presentan elementos construidos con diferentes variedades de fabrica, los paramentos principales suelen esta realizados en tablero de granito, en otros casos son de mampostería de piedra granítica.
La cubrición a dos aguas se realiza en función del uso de la estancia sobre la que se encuentra, se utilizan grandes losas sobre la fosa, losas de pizarra o granito en la sala ritual y ramaje y barro sobre largas varas de madera en la antesala.
El elemento más característico, y que da nombre al conjunto, es el tablero de granito llamado “Pedra Formosa” y que se emplaza entre la sala y la antesala. Suele estar copiosamente decorado con símbolos en relieve y posee una pequeña puerta en arco que suele ser de baja altura, por ella solo puede pasar una persona de manera agachada y en algún caso reptando.


PEDRA FORMOSA - ORTIGUEIRA

El monumento de “Punta dos Prados” es ejemplar, en él podemos encontrar además de los elementos ya enumerados (salvo el tablero original de entrada) otros muy importantes y que nos permiten entender el edificio y su uso en toda su dimensión.


La comparativa de los muros del yacimiento de la Foncalada con los de otras Pedras Formosas permite comprender que la fuente de Oviedo pertenece a una misma tipología arquitectónica.
La Foncalada por su arquitectura y su emplazamiento respecto al oppidum de Oviedo puede ser clasificada como una Pedra Formosa de época Alto Imperial.
La pérdida de la parte delantera del edificio no puede hacernos olvidar su antiguo origen. La parte superior permanece hoy enterrada.


FOTOGRAFIA DE J. FARPON
SE PUEDE ORBSERVAR LA PARTE SUPERIOR DEL MONUMENTO HOY ENTERRADO

Su emplazamiento respecto el acceso al oppidum de Ovetum es similar al de todos los edificios de esta tipología, en especial con el edificio encontrado en Bracara Augusta, la actual ciudad portuguesa de Braga.

CONCLUSION
Como conclusión apuntar que es seguro que en el futuro serán muchos los hallazgos que permitan completar poco a poco el puzzle del Ovetum romano. Todos ellos serán mejor comprendidos si se relacionan con las ciudades de origen romano de época altoimperial del N.O. de Hispania.
Ovetum aportara importantes claves para comprender mejor la antigüedad olvidada.



Nuevos descubrimientos romanos en la ciudad de Oviedo
Teatro crítico. Programa de televisión desde Oviedo


19 de noviembre de 2008, con Vicente José González García y Javier Delgado Palomar, presentado por Sharon Calderón Gordo



BIBLIOGRAFIA
--------------------------------------
Gutiérrez Martínez. Victorino Mas información sobre la Cruz de los Angeles

Zanker. Paul “Augusto y el poder de las imágenes” Alianza Editorial. Como referencia a las joyas del tesoro asturiano existen imágenes similares relacionadas con el emperador Augusto de especial significación.

Carvallo, Luis Alfonso de. Antigüedades y cosas memorables del Principado de Asturias. Piñolo05/01/2006 .

Sanchez-Montaña. Carlos Lucus Augusti. La ciudad sagrada de Augusto

Cabal Constantino. "Alfonso II El Casto" Grupo Editorial Asturiano

Se trata de una cita de Plinio, de una edición de Jean Hardouin (1646-1729 ). La cita se lee en "Libri XXXVII-Caii Plinii Secundi-Historiae Naturalis-Vol. nonum; edic. MCCCXXXI-Paris-Emerico David, de la Bibliotheca Clásica Latina-Firmus Didot, Gallicarum Academiarum Typografhus-Liber-XXXIV párag. XLIX: "Nigri generibus haec sut nomina: Ovetanum, Caprariense, Oleastrense". Y en una nota al pie de Hardouin, se lee: "Ovetanum. Ab Oveto Asturum oppido._ Libri hactenus, editi perperam exhibent Iovetanum..." diviciaco 06/01/2006

GRIMAL P. (1956) “Las ciudades romanas”, Vergara Editorial, Barcelona

Sánchez-Montaña. Carlos De Lares a Julianes. Artículo sobre la influencia de la arquitectura romana en las obras del prerrománico asturiano

Sánchez-Montaña. Carlos El Sello de Augusto en la Cruz de los Angeles

Marqués. Mercedes. La Nueva España Entrevista a Carmen Fernández Ochoa, Catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid

Sánchez-Montaña. Carlos PEDRAS FORMOSAS - ARQUITECTURA ANTIGUA EN LA CALLAECIA

Camino de Piedra. La Cruz de Foncalada (Oviedo) y La Cruz de Santa Mariña (Allariz), ¿época Sueva?.


Perfil de Facebook de Carlos Sánchez-Montaña


.

7 de diciembre de 2008

Arquitectura y urbanismo en “Asturia et Gallaecia”

Los anfiteatros romanos en las urbes del alto imperio.

Este artículo presenta un análisis comparado de los cinco esquemas base de los proyectos de las ciudades romanas más importantes de “Asturia et Gallaecia”. Del lugar donde se encuentran las viejas estructuras de sus anfiteatros, cuatro de ellos aún con sus componentes presentes en la planimetría urbana de la ciudad moderna, y donde además se referencia la posición de las actuales catedrales sobre la trama alto imperial.

(Clikea en las imágenes para verlas en mayor tamaño).

Durante casi cinco siglos los romanos sistematizaron sus proyectos urbanos y los edificios construidos en las ciudades del imperio según la zona geográfica en que actuaban. Se construyeron ciudades y edificios atendiendo a los materiales disponibles, a la geografía característica de cada lugar y a su clima. (1)

En el N.O. de la península, en las antiguas “Asturia et Gallaecia”, la gran mayoría de los edificios han sido destruidos. Gracias a la arqueología hemos podido reconstruir una parte de la arquitectura y de las zonas urbanas, pero aún permanecen ocultos una parte importante de los grandes edificios construidos en el alto imperio.

Este artículo presenta un avance sobre las últimas investigaciones sobre el territorio de los antiguos conventos del N.O. peninsular, los conventos de “Asturia y Gallaecia”, una zona que comprende Galicia, Asturias, la provincia de León y el norte de Portugal, y de sus cinco principales núcleos urbanos conocidos. Además para avanzar en esta tarea podemos suponer que Lucus Asturum debería de estar muy relacionada en su génesis con los principales enclaves con los que sabemos estaba comunicada: Bracara AugustaLucus AugustiAstúrica AugustaLegio.





VER:
Bracara AugustaLucus AugustiAstúrica AugustaLegio


Propongo que estos enclaves compartieron con Lucus Asturum un mismo equipo técnico encargado de su proyecto urbano, y que por lo tanto todas ellas poseen soluciones y recursos similares, y que pueden ser reconocidos como elementos urbanos de los diferentes asentamientos.

Tradicionalmente se ha pensado que la romanización fue de escasa importancia en estos territorios del N.O. y que la organización de las ciudades fue siempre deudora de los campamentos militares anteriores.
Este estudio presenta como los núcleos urbanos son deudores de una planificación sistemática dirigida por los técnicos de Roma.
(3) Ver: imágemes de Caerleon (Gales)

Nuestras ciudades están construidas en el lugar donde se encontraban las ciudades romanas, lo demuestra las huellas fosilizadas encontradas en las excavaciones parciales y en los análisis “arqueográficos” generales de la planimetría urbana.

PROYECTOS URBANOS
Los cinco proyectos de nuestras ciudades antiguas presentan un esquema relacionado en dimensión y orientación.
El proyecto de Legio y Asturica son de tamaño y esquema idéntico, variando su orientación respecto al sol para mejor adecuarse al territorio donde se implanta. Su origen campamental común las diferencia de las otras tres ciudades del N.O. proyectadas trás alcanzar la paz en el territorio del N.O.

Las ciudades de Lucus Augusti, Bracara Augusta y Lucus Asturum presentan una planta cuadrada de similar modulación pero de tamaño decreciente, siendo la capital gallega la de mayor tamaño.

En los cinco casos la orientación actual de las naves principales de las sedes catedralicias permite comprobar la orientación adoptada según una escuadra pitagórica determinada. (2)

ASTURICA AUGUSTA
Tras el análisis arqueográfico de la cartografía de Astorga y la documentación que recoge los yacimientos arqueológicos recientes planteo la hipótesis de que el proyecto para Astúrica Augusta poseía una planta rectangular de proporciones 4:5, formada por una cuadrícula base de 8x10 módulos, y con una dimensión total de sus lados de 1.344x1.680 codos, (aprx.745,9x596.7 m.), la cuadricula de la zona edificada era una malla formada por 6x8 módulos de 168 codos cada uno (74,6m.). Siendo el pomerio de una dimensión de 168 codos en todo su contorno.
Astúrica Augusta posee como escuadra pitagórica generadora de su trazado sobre el territorio formada por los valores 3:4:5.
En el caso del foro, de dimensiones exteriores de 406x464 codos, (aprox. 180x206 m.) forma un rectángulo de proporciones 7:8, y posee a su vez una nueva orientación respecto al norte solar de acuerdo con la escuadra pitagórica 5:12:13.
Más información: http://www.asturica.es/







LEGIO
El análisis arqueográfico de la cartografía de León permite exponer la hipótesis de que el proyecto inicial para la Legio alto imperial poseía una planta rectangular de proporciones 4:5, formada por una cuadrícula base de 8x10 módulos, y con una dimensión total de sus lados de 1.344x1.680 codos, (aprx.745,9x596.7 m.), la cuadricula de la zona edificada era una malla formada por 6x8 módulos de 168 codos cada uno (74,6m.). Siendo el pomerio de una dimensión de 168 codos en todo su contorno.
Más información: www.leon.es/leonromano/index2





Legio y Astúrica compartían la misma dimensión y estructura en su proyecto original. Legio posee, a diferencia de Astúrica, una escuadra pitagórica generadora de su trazado sobre el territorio formada por los valores 5:12:13. y Astúrica 3:4:5 . Sin embargo en la implantación del nuevo edificio del foro de Asturica se adopto la de valores 5:12:13.


LUCUS AUGUSTI
El proyecto de ciudad realizado para Lucus Augusti poseía una planta cuadrada con una dimensión total de sus lados de 2.160 codos, o 3.240 pies, o 648 pasos, (aprx.960 m.), la cuadricula de la zona edificada era de una malla formada de 10x10 ínsulas de 180 codos cada una (80m.), y poseía un pomerio perimetral de otros 180 codos de anchura. De esta manera la forma urbana total, edificaciones y pomerio, era una cuadrícula perfecta de 12x12 de 180codos cada cuadra.
Lucus Augusti posee como escuadra pitagórica generatriz formada por los números 5:12:13.
Más información: http://www.lucusaugusti.es/






BRACARA AUGUSTA
El proyecto de la ciudad de Bracara Augusta poseía una planta cuadrada con una cuadricula de la zona edificada era de una malla formada de 8x8 ínsulas de 180 codos cada una (80m.), y poseía un pomerio perimetral de otros 180 codos de anchura. De esta manera la forma urbana total, edificaciones y pomerio, era una cuadrícula perfecta de 10x10 de 180 codos cada cuadra.
Bracara Augusta posee como escuadra pitagórica generatriz formada por los números 5:12:13.
El proyecto de Bracara compartía módulo base y escuadra de orientación con la ciudad de Lucus Augusti.







LUCUS ASTURUM
Lucus Asturum poseía una planta cuadrada con una dimensión total de sus lados de 1080x1080 codos, (aprx:479x479 m.). Poseía una planta cuadrada en su zona edificada con una malla formada de 8x8 ínsulas de 108 codos cada una, y poseía un pomerio perimetral de otros 108 codos de anchura. De esta manera la forma urbana total, edificaciones y pomerio, era una cuadrícula perfecta de 10x10 de 108 codos cada cuadra y 1080 de lado.
Su orientación presenta una singularidad entre los casos estudiados, siendo la bisectriz de la escuadra 5:12:13. La ciudad era la de menor dimensión de las cinco principales del N.O.
Más información: ovetum.blogspot.com







CUADRO COMPARATIVO
FORMA URBANA DE LAS CAPITALES DEL N.O.











BAJO IMPERIO
En el Bajo Imperio, y tras la construcción de las nuevas murallas, las capitales de los conventos se dividieron en dos sufriendo una radical transformación urbana.
Las ciudades de carácter abierto y transformadoras del territorio de su entorno características del Alto Imperio se transformaron en enclaves protegidos frente el ataque exterior.





LOS ANFITEATROS ROMANOS DE “ASTURIA ET GALLAECIA”




ANFITEATRO DE LEON
http://www.leon.es/leonromano/index2


Los anfiteatros romanos de los dos conventos del N.O. (Asturia et Gallaecia) son elementos importantes de la antigüedad y no faltos de polémica.
Hasta hace muy poco tiempo, hasta iniciado el siglo XXI, ha sido común la opinión sobre la falta de restos de estos edificios en el Noroeste de la península como prueba inequívoca del bajo proceso de romanización que en el siglo I d.C. recibió este territorio.

Hasta la fecha no se ha procedido al reconocimiento mayoritario de ningún edificio de esta tipología en el norte de España, en los últimos años se ha documentado la existencia de estos edificios en León, Lugo y Astorga y es casi seguro que la ciudad de Lucus Asturum contase con uno aun no estudiado.

A falta de muy pocas fechas para la presentación de la excavación del anfiteatro de León, en Octubre-09 será abierto al público, nos encontramos a la espera de decisiones respecto a los edificios de Lugo y Astorga, y aunque son varias las iniciativas internacionales y académicas que han avanzado en su estudio y divulgación, su presentación genera desdén en los responsables locales.

Es muy significativo señalar que en el Norte de Portugal se tiene constancia de estos edificios en Braga (Gallaecia) y Conimbriga (Lusitania), del primero solo en fuentes escritas, aunque enamphitheatrum.blogspot.com/ presentamos fotografías sobre el probable emplazamiento de ambos.

El anfiteatro de Bracara Augusta es el único edificio de esta tipología en el N.O. del que se tenía conocimiento por las fuentes escritas hasta la presentación en septiembre-02 del edificio de Lucus Augusti.
Posteriormente en enero-05 se presentó el edificio de Legio y en septiembre-06 fue presentado el de Astúrica Augusta.

La próxima apertura del yacimiento del anfiteatro de León permitirá comprender las características especiales que estos edificios del N.O., ejecutados con una técnica constructiva diferente a los anfiteatros del Mediterráneo.

Los anfiteatros de "Astúrica et Gallaecia", estaban construidos con una estructura de muros de mampostería de piedra y mortero, y sus graderíos eran en madera. Ocasionalmente se utilizó sillares de granito en las puertas de entrada.
Estaban situados extramuros, sobre el pomerio, y muy próximos a una de las puertas de cada ciudad, y siempre en una orientación favorable O.-S.O. (3) Ver: imágemes de Caerleon (Gales)
Una vez abandonados, buena parte de sus piedras fueron extraídas para emplearlas en otras construcciones próximas, como las murallas del bajo-imperio.





ANFITEATRO DE LUCUS AUGUSTI


La presencia de estos edificios, fácilmente visitables en la actualidad en los casos de Astorga y Lugo, permite comprender mejor la verdadera intensidad que la romanización ejerció sobre las tierras del N.O. hispano.
El ahora presentado como “el único anfiteatro” del Noroeste, el edifico de León, tiene otros “hermanos” que han tenido, hasta este momento, menos fortuna política.
Quizás no tarde el tiempo que se considere, de forma mayoritaria, que las cinco principales ciudades romanas de “Asturia et Gallaecia”, contaban con edificios para espectáculos, y que sus evidencias son un patrimonio que debemos rescatar y proteger.

Propongo a los incrédulos realizar una visita a los lugares señalados:

ASTORGA
VISITAR:

LEON
VISITAR:

LUGO
VISITAR:

BRAGA
VISITAR:

OVIEDO
VISITAR:


© Carlos Sánchez-Montaña- 2009

(1) Bedon Robert, Chevallier Raymond Pinon Pierre(1988). "Architecture Et Urbanisme En Gaule Romaine. Tome 2 : L'urbanisme En Gaule Romaine [52 Av. J.-C. - 486 Ap. J.-C.]". Errance.

(2) Moranta Jaume L., (2004) "Les ciutats romanes del llevant peinsular i les illes Balears". (Editorial Portic) Barcelona.



-----------------------------------------------------------------------------

NOTICIA

León mostrará en otoño los restos del único anfiteatro del Noroeste
30/07/2009 e. gancedo | león

Culmina la limpieza de la cripta de la calle Cascalerías, donde podrán verse muros y parte de la cimentación de lo que fue el «pabellón multiusos» de la ciudad romana
Los restos se descubrieron hace ya seis años, durante el derribo de un inmueble, y en 2005 arrancaron tres campañas sucesivas que acabaron por confirmar las sospechas iniciales: el campamento romano de la Legio VI contó con un anfiteatro cuyo eje longitudinal coincidiría aproximadamente con la actual calle Cascalerías, en pleno casco viejo leonés.

La empresa constructora y el Ayuntamiento habían llegado entonces a un acuerdo por el cual la empresa, Carriegos, se comprometía a acondicionar y hacer visitables los restos -”a través de una amplia cripta-”, renunciando a las plazas de garaje del nuevo edificio a la vez que el municipio la compensaba permitiéndole elevar una altura más. El edificio se elevó con una planta baja singular, pues esconde un pedazo sorprendente de la historia de esta ciudad: los restos del único anfiteatro que se han hallado hasta la fecha en todo el noroeste hispano.

El inmueble de viviendas ya está terminado y, desde el mes de junio, una brigada del Ayuntamiento se está encargando de limpiar toda la cripta. Ayer, la concejala de Cultura, Evelia Fernández; junto al arqueólogo municipal, Victorino García Marcos, se encargó de comentar algunos detalles de estos restos y de destacar que abrirá sus puertas a los visitantes «este próximo otoño». Fernández explicó que la limpieza la están llevando a cabo desempleados cualificados a través de un convenio con el Servicio Público de Empleo, en total diez personas, y que las labores terminarán completamente una vez finalizado el verano. Además de la cripta de cascalerías, esta brigada también trabaja en el aljibe del aparcamiento de San Pedro, en los restos del acueducto del Jardín del Cid y en la cripta de Puerta Obispo. A su juicio, están realizando «un trabajo excelente».

Combates de gladiadores. García Marcos habló de cómo este anfiteatro «pasó por tres etapas constructivas diferentes» y de que por el momento no se han hallado otros anfiteatros en el noroeste peninsular, aunque sí teatros. En cuanto a su utilidad, acogería sin duda combates de gladiadores, pero también cualquier acto destacado que tuviera lugar en el campamento. «En este sentido, sería como un pabellón multiusos actual», sugirió el arqueólogo.

Muros de piedra con varias grietas y un graderío de madera
«No es un anfiteatro al uso de los ya conocidos, enteramente de piedra, sino que tenía la estructura de piedra y cemento y el graderío de madera», explicaba ayer el arqueólogo municipal, Victorino García Marcos, indicando también que el edificio estuvo en uso entre los siglos I y III d. C. y que contó con numerosos problemas de estabilidad, entre ellos varias grietas que aún pueden apreciarse y una tendencia de sus muros «a vencerse» que los arquitectos de la época hicieron frente colocando grandes contrafuertes, alguno de los cuales también se ha conservado.

El nivel del suelo en la época romana estaba seis metros más abajo de lo que lo está hoy -"tal y como se observa en la cripta-", lo cual unido a la humedad del terreno y el hecho de estar situado en una ligera pendiente hacía que el nivel del agua subiera nada menos que dos metros durante los trabajos de acondicionamiento de los restos. El anfiteatro estaba situado junto a los muros exteriores del campamento y, una vez abandonado, buena parte de sus piedras fueron extraídas para emplearlas en otras construcciones. De la madera del graderío, obviamente, no ha quedado ni rastro. La concejala recordó que la cripta se completará con paneles explicativos, ilustraciones y maquetas para que los ciudadanos comprendan cómo era el anfiteatro, y que el Ayuntamiento sigue apostando por el patrimonio, por ejemplo, con los 3.000 euros empleados para renovar la «sandalias» del pavimento.

Muy similar al anfiteatro de Caerleon, en el país de Gales británico
León y Caerleon se asemejan en el nombre, pero también en el anfiteatro romano con el que contaban ambos campamentos. Abajo, recreación de este monumento ubicado en el país de Gales, prácticamente igual al leonés.






(3) ANFITEATRO Y PLANTA GENERAL DE CAERLEON - GALES
VER: Caerleon Research Committee







Perfil de Facebook de Carlos Sánchez-Montaña